¿Eres de esas personas que esperan con ganas al verano para disfrutar del delicioso sabor del melón? Esta fruta de textura granulosa y un sabor digno de dioses, además de la manera tradicional cada vez es más consumida en cremas, batidos, ensaladas o guarniciones… Durante todo el año. ¡Y no es para menos!

Llega la Navidad y todos sabemos lo que esto quiere decir: regalos, risas, familia, luces e ilusión, pero también grandes comilonas donde cada alimento es cocinado y mimado de manera especial y donde los dulces cobran un protagonismo importante.

Con el mes de julio llega el calor ¡y una gran cantidad de maravillosas frutas! Todas ellas dispuestas a ayudarnos a conseguir la hidratación tan necesaria en esta época, aportando un refrescante sabor, y todas las vitaminas y minerales que necesitamos para hacer frente con energía y salud a nuestro día a día.

El melón es una de las frutas estrella del verano y se caracteriza por tener un dulzor especial que lo hace estar presente en las comidas y eventos veraniegos. Sin embargo existen muchos datos sobre este tipo de fruta que todavía poca gente conoce y que estamos seguros que tras conocerlos aún te apetecerá más echártelo a la boca en cualquier ocasión.

¿Sabías que el melón es una fruta que además de refrescante y de rico sabor, tiene muchas propiedades muy saludables? Pues sí, más allá de sus muchos beneficios a nivel gastronómico, el melón cuenta con beneficiosas propiedades para mantener nuestra salud en buen estado y nos ayuda a prevenir enfermedades.

Afortunadamente, ya no es necesario esperar al verano para deleitarte con una de tus frutas favoritas, ya que lo proveemos durante todo el año. El melón blanco es una fruta increíblemente nutritiva, ideal para combinar, experimentar o tomar sola. Disfruta del melón blanco todo el año con las ideas que te damos a continuación.

El verano trae consigo muchas ganas de ejercitarnos, aprovechar nuestras playas y clima mediterráneo, hacer que el día se extienda hasta altas horas de la madrugada...Todo esto requiere de energía extra que el sol solo no nos puede brindar.