DÍA INTERNACIONAL DEL RECICLAJE: El futuro está en nuestras manos

El pasado 17 de mayo se celebró el Día Internacional del Reciclaje. En Frutínter estamos muy concienciados con la regla de las 3R (reducir, reutilizar y reciclar) y, por ello, intentamos adaptarla a nuestro proceso productivo, potenciando de este modo la economía circular.

Nuestra empresa está involucrada con el medioambiente, centrándonos cada vez más en la sostenibilidad y con el objetivo de ser una organización referente en el sector hortofrutícola.

Las 3R las tenemos siempre presentes. Por un lado, realizamos controles de plagas y enfermedades por criterios ecológicos, pues construimos nuestro propio insectario para criar enemigos naturales del Cotonet y, de este modo, cuidamos la fauna y la flora.

Asimismo, explotamos al máximo los recursos disponibles. Hay avances en la reducción de aplicación de fertilizantes como el nitrato, con lo que conseguimos una cosecha óptima en cuanto a cantidad y calidad. Además, el control de los ciclos de riego ha reducido la pérdida de agua y, por consiguiente, mejoramos así su aprovechamiento.

También hemos creado el sistema Phytobac®, que nos facilita la eliminación de los residuos químicos. Gracias a esto, las aguas residuales no entran al alcantarillado y no hay riesgos de contaminación de suelo y aguas subterráneas.

Frutínter ha sido la primera empresa a nivel mundial en conseguir el certificado de HUELLA DE NITRATO como resultado de los estudios y aplicación de la AGRICULTURA SMART a través de la Cátedra Frutínter, en colaboración con la UPV de Valencia. Este certificado avala de un modo científico que no hay contaminación por nitratos en los acuíferos subterráneos. En estos casos, se lleva a cabo un estudio de vulnerabilidad del terreno con unas pruebas de permeabilidad y se analiza el grado de contaminación de nitrógeno.

Por otra parte, en la confección e instalaciones también cuidamos estos factores. En gran parte de la producción no utilizamos tratamientos químicos y nuestros envases son compostables, reciclables y retornables, con lo que evitamos un excesivo e innecesario empaquetado.

Así pues, nuestros almacenes están acondicionados con claraboyas en los techos para aprovechar la luz natural y se han instalado también placas solares para utilizar la energía solar. Además, en algunas zonas tenemos pared de sándwich para mejorar el aislamiento térmico y disponemos de nuestra propia depuradora, lo cual nos ayuda a reciclar y depurar todas las aguas residuales generadas con total garantía sanitaria.

En relación al transporte y distribución, se trabaja con camiones de combustible a gas que reducen la emisión de gases de efecto invernadero y también se optimizan las cargas en las distribuciones para así agilizar el número de viajes.

Cuidar el planeta está en nuestras manos y desde Frutínter lo tenemos muy claro.