Desde la Antigüedad la actividad agrícola ha sido uno de los principales motores de la economía, y más aún, en un país como España, en el que contamos con una calidad de tierra y una climatología capaz de producir una amplia variedad de frutas y verduras excelentes, de fama internacional.